Dejadnos que os contemos una historia: la historia de vuestra boda. Y no vamos a hacerlo con palabras, tampoco con tinta y papel, nuestra manera de contarla es con imágenes.

Para ello no basta con unas cuantas fotografías de pose; la belleza de ese día no puede explicarse con unas pocas fotos con las que rellenar un álbum en el que todos salgamos bonitos. Hay que ir un pasito más allá.

Nuestra manera de contaros la historia es intentando captar la belleza de cada momento, ese instante fugaz en el tiempo que queda tan solo en el recuerdo de los allí presentes, para que al ver las fotografías, estas os evoquen esos momentos.

Al contratarnos estáis comprando una cantidad de imágenes que conformarán esa historia, vuestra boda. Paso a paso y desde el primer momento en que empezáis a vestiros y maquillaros, hasta el último, en el que exhaustos pero contentos abandonáis la fiesta para retiraros a un merecido descanso. Una fotografía fresca y natural en lo que prima son las emociones y no tanto el posar con una semiforzada sonrisa en los labios.

Para poder tomar ese tipo de fotografía vamos a confundirnos, en la medida de lo posible, entre vuestros invitados, vuestra tarea es casaros y disfrutar de ese gran día; la nuestra, captar con la cámara ese microinstante en que las sensaciones están a flor de piel. Quizá sea una lágrima perdida y escurridiza en el rostro de vuestro mejor amigo, tal vez los ojos húmedos y vibrantes de vuestra abuela o una sonrisa de orgullo de vuestro padre al anudar la corbata.

El día de la boda vamos a estar totalmente a vuestra disposición, tomando fotos desde el primer momento en que todo empieza a tomar forma. Durante la sesión de peluquería y maquillaje, mientras os vestís en casa de vuestros respectivos padres (o donde sea que vais a cambiaros) y, por supuesto, durante el enlace. Queremos implicarnos en esto, tanto es así que si queréis vamos a quedarnos hasta tarde en la fiesta, para inmortalizar esos divertidos momentos que suceden tras unas cuantas copas de más.

Al terminar os entregaremos un dispositivo USB con todas las fotos procesadas individualmente en alta definición y sin marcas de agua. Posteriormente, y si así lo deseáis, podremos hacer un álbum digital con una selección a vuestro gusto. Nos gusta entregar las fotografías al poco tiempo de la boda (dependiendo del trabajo), para que podáis enseñar el reportaje a vuestros familiares antes de que os acosen preguntando por las fotos, así podremos dedicarle más tiempo a decidir qué imágenes queremos incluir en el álbum final.

Aunque principalmente somos fotógrafos de boda en Mallorca nos encanta viajar y también nos desplazamos a cualquier punto del globo para realizar nuestro trabajo. Que busquéis vuestro fotógrafo de boda en  Barcelona, Madrid, Valencia o el polo norte no debería ser un impedimento.

Puede que ahora entendais un poco más el porque de nuestro logotipo, ¿verdad?

No es mucho más lo que podemos contaros aquí, si lo que habéis visto en esta página web es de vuestro agrado, si el texto que acabáis de leer os ha convencido, o nuestro estilo es aquel toque  que estáis buscando, no dudéis en contactar con nosotros y podremos concretar algo más tomando un café.

¿Os apetece?

Podéis enviarnos un correo electrónico usando el siguiente enlace:  “contacto